Fue durante el año 2015 que, en diversas redes sociales, surgieron quejas frente a la intención de la diseñadora francesa Isabel Marant de obtener exclusividad sobre diseños copiados de blusas de la comunidad mixe de Oaxaca. 

Este caso llamó la atención por las reacciones que originó, incluida una petición en change.org contra la marca ANTIQUITÉ VATIC. Ante el enojo, la diseñadora francesa publicó una aclaración, secundada por un comunicado de prensa del ayuntamiento de Santa María Tlahuitoltepec, que negaba haber recibido cualquier notificación sobre acciones legales por tal causa. 

No obstante, lo que llamó la atención fue la ligereza con la que se abordó el asunto, en diversos medios, los cuales informaron que la diseñadora había “patentado” los diseños y pretendía ejercer derechos exclusivos. 
No todos están obligados a conocer la diferencia entre las figuras de propiedad intelectual, pero los medios sí tienen la obligación de consultar a quienes las conozcan antes de difundir información que repercuta en perjuicio de una persona física o moral. 

PROPIEDAD INDUSTRIAL Y DERECHO DE AUTOR 
En México, la Ley de la Propiedad Industrial establece como materia de una patente las invenciones nuevas, resultado de actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial. Define como “invención” la creación humana que permita transformar la materia o la energía que existe en la naturaleza, para su aprovechamiento por el hombre y satisfacer sus necesidades concretas. Por ello, el diseño aplicado a un producto textil no puede ser una patente. 

La figura para proteger el diseño textil es el derecho de autor, reconocido respecto a “obras de arte aplicado” que incluyen el diseño gráfico o textil, como es el caso. La Ley Federal del Derecho de Autor, mediante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDA), confiere para ello el derecho a reproducir la obra como tal. No permite hacer extensiva esa reproducción en cualquier tipo de artículos ni en su promoción comercial. 
Hay que destacar que esa ley protege las obras de arte popular o artesanal y todas las tradiciones de la composición pluricultural que conforman al Estado mexicano sin autor identificable, como el caso de las blusas objeto de controversia. 

Esa Ley dispone que las obras de arte popular o artesanal desarrolladas y perpetuadas en una comunidad o etnia originaria o arraigada en la república mexicana gozan de protección contra su deformación en su demérito o perjuicio de la reputación o imagen de la comunidad o etnia a la cual pertenecen. Pero, también, que es libre su utilización siempre que no se contravengan las disposiciones de la Ley, lo cual hace la discusión básicamente bizantina y le da un cariz del rechazo a lo extranjero antes mencionado. 

Sin embargo, el problema de las blusas podría dar buenos frutos. Sobre todo, asimilar que México ha sido lento en adoptar mecanismos que favorezcan los procesos de protección de la propiedad intelectual mexicana en el extranjero. Ejemplo es el Arreglo de Madrid para el registro internacional de marcas, que data de 1989, pero fue adoptado por México en 2012. 

¿QUÉ SABER? 
En México, de acuerdo con la Secretaría de Economía, la propiedad intelectual se divide en derechos de autor (obras literarias, musicales, artísticas y fotográficas, entre otras) y propiedad industrial (invenciones y signos distintivos). 

En este sentido, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) es la autoridad que administra el sistema de propiedad industrial. Las figuras jurídicas que este organismo protege son: la patente, el modelo de utilidad, los diseños industriales, los secretos industriales, las marcas, los avisos comerciales, los nombres comerciales y las denominaciones de origen. 

La finalidad de la protección de la propiedad industrial es impedir toda utilización no autorizada. Por esto, el IMPI se rige bajo tres características de los derechos de propiedad industrial: 

  1. Exclusividad. En donde el titular es el único autorizado para explotar comercialmente lo que ha protegido;
  2. Territorialidad. Que son los derechos otorgados dentro del territorio nacional y son independientes a los otorgados en otros países.
  3. Temporalidad. Que es el tiempo estipulado durante el cual se puede explotar comercialmente lo protegido. 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE? 
Hoy en día, la idea de emprender un negocio es un pensamiento recurrente en México. Muchos emprendedores consideran que sus ideas creativas romperán el mercado, por lo que hacen planeaciones, se relacionan con sus contactos, anuncian el evento de apertura y lo promueven en sus redes sociales. El problema ocurre cuando, al poco tiempo, sufren demandas legales o plagios de sus marcas por saltarse el primer paso.- registrar sus derechos de autor o su propiedad industrial. 

Por ello, en LANZO CONSULTORES recomendados que, antes de considerar una estrategia, se comprenda qué es y para qué sirve la propiedad intelectual. 

Rodrigo Langarica, socio de LANZO, señala que “ésta es la forma en la cual, cualquier persona, tanto física como moral, pueden proteger ese importante activo como lo es un intangible, que puede ser una marca, una patente, un secreto industrial, una formula o un derecho de autor. Existen muchas figuras legales, para proteger todas las creaciones intelectuales que se generan en una empresa o por una persona física”. 

De acuerdo con el especialista, en nuestro país, hay una falta cultura de protección de la propiedad intelectual, aunque en los últimos años, esto ha mejorado.  

“En las universidades e institutos se ha hecho promoción a la enseñanza para el registro de marcas y de patentes, lo cual se ve reflejado en los resultados de nuevos trámites de estas figuras ante el IMPI, por cuanto hace el número de registros solicitados. Sin embargo, en el otro lado de la mesa, está la informalidad, la piratería, lo cual es una grave amenaza”. 

Aunque las reformas ayudan a atacar estas actividades ilícitas, sería más fuerte su combate, si se dieran los primeros pasos, para incrementar los registros de derechos de autor y de propiedad industrial. “Para que esto suceda, recomiendo buscar la asesoría y el consejo de un experto o de institución especializados en la protección de la propiedad intelectual, que sea sensible de la importancia que ésta tiene y sepa identificar las necesidades relacionadas”. 

RECOMENDACIONES 
En ese sentido, LANZO CONSULTORES les hace las siguientes recomendaciones para mejorar la protección de la propiedad intelectual.- 

Identificar. Qué proteger y mediante qué figura. Es importante conocer qué tengo para determinar qué herramientas puedo usar para su protección. Para ello hay que hacerse las siguientes peguntas.- “¿Qué tengo?” “¿Se trata de una marca?” “¿Es una invención?” “¿Es un derecho de autor?” Aunque no conozca la figura legal en particular, tener bien identificada la materia de protección será útil al acercarse a un especialista o a alguna de las oficinas del IMPI o del INDA. 

Priorizar. Una vez que identificamos los elementos que queremos proteger, se debe valorar qué es lo más importante o lo qué urge más. Si bien toda la propiedad intelectual es valiosa, también puede representar gastos fuertes, por lo que se recomienda que se priorice adecuadamente, para poder calendarizar los gastos y así tener bien protegida la propiedad intelectual. 

Preparar los documentos. El emprendedor debe preparar todos los documentos pertinentes, asesorado por el especialista cuando sea necesario, para que cada uno de los elementos que se identificaron sean protegidos. Esto incluye las solicitudes para el registro de marcas, patentes y derechos de autor, así como los contratos o autorizaciones que se necesiten. 

Administrar. Una vez que se inician los trámites para la protección de la propiedad intelectual, es conveniente que cada elemento protegido sea bien administrado, esto es, renovar los posibles registros, hacer los pagos correspondientes a las anualidades, preparar e inscribir los contratos de licencia, franquicia o términos y condiciones cuando sea necesario, etc. Es importante tomar en cuenta que para algunas de estas tareas hay fechas que son fatales, por lo que se debe estar atento a los vencimientos. 

Defender. Para mantener el uso exclusivo de los elementos protegidos o no crear antecedentes que pudieran después ser utilizados en su contra. Por ejemplo, en el tema de marcas, es importante no consentir usos no autorizados, por parte de otras personas o empresas, ya que esto pudiera ocasionar que su marca se convierta en una denominación genérica o en el mismo nombre de los productos o servicio. De esta manera, es importante que, en el caso de una infracción, se consulte a un especialista para planear de forma adecuada una estrategia de litigio