En los pasillos políticos, previo a las últimas discusiones que se dieron este pasado domingo 28 y madrugada del lunes 29 de junio, se corrió el fuerte rumor que la recién aprobada Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, vendrá a dar una real protección a los laboratorios nacionales, frente a los fuertes laboratorios de todas partes del mundo. Más adelante me refiero sobre esto.

La expedición de esta nueva ley, a menos de 48 horas de que entraran en vigor las disposiciones del T – MEC, servirá para adecuar nuestro marco normativo a las disposiciones de este Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá.

Uno de los puntos más relevantes que destaca de la nueva Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, que abroga la Ley de la Propiedad Industrial, expedida en 1991, es el fortalecimiento a los laboratorios nacionales, en temas de patentes. De igual forma, la nueva ley, contiene una gran cantidad de disposiciones aplicables a los modelos de utilidad, diseños industriales,esquemas de trazado de circuitos integrados, marcas, avisos comerciales, nombres comerciales, protección a denominaciones de origen e indicaciones geográficas.

No podemos dejar de lado, los aspectos aplicables a la regulación de los secretos industriales. Otros rubros relevantes a resaltar en la Ley, son los relativos a la prevención de actos que atenten contra la propiedad industrial o que constituyan competencia desleal. Se establecen sanciones y penas contra estos actos.

Es necesario destacar que la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial busca fomentar y promover la actividad inventiva industrial en nuestro país, lo cual me parece valioso, ya que en México es conocida la actividad inventiva de los mexicanos, pero poco se hace para impulsar y/o motivar su trabajo, así como la protección del mismo.

 

La nueva Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial

Después de 29 años de aplicación, con más de 25 reformas, la Ley de la Propiedad Industrial, está entrando a sus últimos días de existencia. La nueva Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, como parte del paquete de leyes T – MEC, se publicó el 1º de julio de este año. Sí, hace pocos días. Este nuevo proyecto no se salvó de caer en el terreno de la polémica, ya que la modificación de uno o dos grados en el límite de un derecho, tiene enormes repercusiones en el patrimonio de los regulados.

El proyecto para expedir la nueva Ley consta de 410 artículos, distribuidos en siete títulos, lo cual es de resaltar ante los 229 artículos que la ley que abroga contiene hasta este día. Será de gran ayuda que la cantidad de nuevos artículos contenga solidos supuestos normativos, que demuestren un buen trabajo legislativo, y no venga a ser una simple píldora, cuando el enfermo requiere una operación.

Sumado a las cuatro centenas de artículos, la nueva ley, tiene 18 artículos transitorios para su correcta implementación y entrada en vigor.

Al proyecto de ley, se le adicionaron propuestas del senador Miguel Ángel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud. Una se incluyó para eliminar del artículo 57, fracción II, la parte referente a que toda comercialización de medicamentos a los que hace referencia el artículo anterior (56) estará prohibida mientras la patente correspondiente se encuentre vigente.

En el artículo 57 se dejó la parte referente a que una patente no producirá efecto alguno contra “Un tercero que use, fabrique, ofrezca en venta o importe un producto con una patente vigente exclusivamente para generar pruebas, información y producción experimental necesarias para la obtención de registros sanitarios de medicamentos para la salud humana”.

También se eliminó del dictamen el texto que buscaba adicionar la fracción IX del artículo 47, bajo los siguientes términos.- no se considerarán invenciones, en particular “la variación de uso, de forma, de dimensiones o de materiales de invenciones conocidas, salvo que esta variación implique un resultado industrial o un uso no obvio para un técnico en la materia”.

Una novedad que se precisa en el proyecto es que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial publicará en la Gaceta, cuando menos cada seis meses; una lista de patentes relacionadas con invenciones susceptibles de ser empleadas en medicamentos alopáticos.

Para que lo anterior pueda suceder, el IMPI deberá coordinarse con la autoridad sanitaria competente, en términos del Reglamento de Insumos para la Salud; para proporcionar la información que le requiera dentro del trámite de la autorización de comercialización de medicamentos alopáticos.

Según el senador Gustavo Madero Muñoz, con la nueva ley “se deja claro que lo que se busca es fortalecer a los laboratorios nacionales para que pueda haber investigación desde el primer momento, desarrollar y fortalecer a los medicamentos genéricos a menor costo para mayor número de mexicanos”.

Con esta reforma también se agilizan los procesos administrativos, además se amplió el objetivo de la Ley con la finalidad de promover la actividad inventiva en México, la cual es una asignatura pendiente de varias administraciones públicas, sin importar la bandera política que representen, por lo que, por el bien del desarrollo industrial de nuestro México, esperemos mucho apoyo a nuevos inventores mexicanos.

Otro punto a destacar es el de las “prórrogas de patentes”, por virtud del cual procederá solicitar un término adicional de compensación de vigencia, del tiempo que injustificadamente demore el otorgamiento de la patente por el IMPI.

Finalmente, en la nueva ley se incluye un mecanismo para garantizar que el Estado mexicano pueda otorgar licencias de utilidad pública para atender causas de emergencia o seguridad nacional, incluyendo las enfermedades graves declaradas de atención prioritaria por el Consejo de Salubridad General, mecanismo del cual no tenemos mayores detalles, pero esperemos modifique radicalmente los términos del aún vigente artículo 77 de la Ley de la Propiedad Industrial, el cual, en la práctica, podría dilatar este otorgamiento hasta en más de 90 días.

Esta nueva ley parece tener una orientación a favor de la protección de los derechos que son su motivación, más allá de adjetivos ideológicos y etiquetas de catálogo. Al parecer hay una buena luz al final del pasillo, el reto que se viene, es su real aplicación.

Andanada de nuevas leyes

En medio de la zozobra por los efectos que la pandemia pueda ocasionar en nuestro país, el Congreso Federal anunció el paquete de reformas y nuevas leyes que darán cumplimiento a diversas disposiciones del T – MEC, que entró en vigor el 1º de julio de 2020.

Según algunos colegas, encontramos un cierto progreso en algunos conceptos que la anterior Ley ya no regulaba de forma adecuada, considerando la discordancia entre lo que sucede en la realidad y lo que la actual ley establece a la letra. En otras modificaciones, se palpa un interés por reformar que no se alcanza a explicar a simple vista, lo cual esperemos que en poco tiempo pueda ocurrir, para beneficio de todos los usuarios del sistema de Propiedad Industrial en México.

A la par de la nueva Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, tenemos la Ley de Infraestructura de la Calidad que abroga la ‘Ley de Normas’; se han dado nuevas reformas a la Ley Federal del Derecho de Autor, mismas que se autorizaron el mismo día lunes 29 de junio de 2020.

En el caso de derechos de autor el cambio no es voluminoso, pero toca dos temas delicados, como lo es la posibilidad de suspensión como medida preliminar de sitios web sospechosos de violar derechos de autor y la inclusión, como delito, de la práctica de grabar películas en salas de cine. Esta tendencia enfatiza lo que ha sido una constante en las exigencias de EU en las negociaciones, para que se respeten sus derechos de propiedad intelectual en los mercados físicos y los digitales.

Sobre el punto arriba señalado, tenemos que un avance significativo, lo encontramos con la reforma que se le hizo al Código Penal Federal en materia de grabación no autorizada de obras cinematográficas, para armonizar los citados cuerpos normativos.

Otro cuerpo normativo que se reformó es la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación, así como cambios relevantes a la Ley Federal de Variedades Vegetales.

Como muchos sabemos, la entrada en vigor del T – MEC trajo consigo la necesidad de modificar muchos ordenamientos legales, algunos de los cuales, han sido referidos en este documento. Para hacer esto posible, el Congreso Federal habilitó periodos extraordinarios satisfacer lo que al efecto señala el T – MEC. Pero no ha sido únicamente habilitar un periodo extraordinario de sesiones, también tenemos el cumplir compromisos alcanzados con la Unión Europea, de nombre TPP-11, mismo que aún sigue en proceso de aprobación. 

El segundo punto que llama la atención es el predominio de leyes de propiedad intelectual en el paquete de reformas. De las seis leyes alcanzadas, cuatro se dirigen a temas sensibles de estas materias, desde la modernización completa de la ley que regula patentes y marcas, hasta la de variedades vegetales.

No podemos dejar pasar de lado la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación que debe adaptarse al nuevo contexto operativo del tratado.

¿Qué sucede con el Internet?

Con las reformas aprobadas, el Senado mexicano aprobó reformas referentes a ámbitos de la libertad de Internet, censura y cambios fundamentales en temas tecnológicos.

Si bien algunas de ellas buscan legítimamente ayudar a los dueños de productos y servicios, otras tienen la problemática de ser polémicas, restrictivas y de censurar derechos que los usuarios han reclamado como fundamentales para la libertad de Internet.

Son varias las veces que esto se ha propuesto, pero esta vez son una realidad. Esto es un precedente que no beneficia al mundo digital, si México es de los primeros países en realizar estas adecuaciones legales, sentará precedente para que otros países inicien las propias. Internet como lo conocemos está a punto de cambiar.

¡SENADO APRUEBA REFORMAS QUE CENSURA INTERNET!

A lo largo de los años, el Gobierno de México ha intentado controlar el Internet. Por ejemplo, en el 2014, organizaciones civiles y activistas, académicos y legisladores señalaron que las leyes secundarias de la Ley en Telecomunicaciones promulgada durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, buscaban cancelar derechos digitales, buscando ser una mordaza.

Un año después, la Ley Fayad, presentada por Omar Fayad; fue calificada por la Red de Defensa de los Derechos Digitales (RED), como una amenaza a contra las libertades en Internet, ya que atentaba contra las libertades de Libertad de Expresión y de Acceso a la Información.

En la actualidad, el Congreso Federal, con mayoría del partido Morena, aprobómecanismos, que promueven la censura, y los candados en Internet. El lunes 29 de junio de este año, en una sesión extraordinaria, el Senado avaló los cinco instrumentos que adaptan la legislación nacional a los requerimientos del nuevo T – MEC, que entró en vigor ayer 1º de julio.

Sin embargo, dos de las cinco reformas aprobadas sientan las bases para que se dé la Censura Digital, siendo éstas las modificaciones a la Ley Federal del Derecho de Autor y cambios al Código Penal Federal en materia de Delitos contra la Propiedad Intelectual. Por lo que hace a la Ley Federal del Derecho de Autor, el Senado incluyó, dentro del Título IV, el Capítulo V denominado DE LAS MEDIDAS TECNOLÓGICAS DE PROTECCIÓN, LA INFORMACIÓN SOBRE LA GESTIÓN DE DERECHOS Y LOS PROVEEDORES DE SERVICIOS DE INTERNET.

A manera de resumen, el documento habla de un mecanismo, con el que cualquier persona que al leer que un contenido de Internet viola su derecho de autor, puede conseguir que éste sea bajado de inmediato, enviando un Aviso al proveedor de Internet, señalando que ese material no está autorizado. Ante esto, existe que el afectado pueda presentar un Contra Aviso, a fin de que se vuelva a subir el material previamente eliminado por el proveedor, con lo cual se deja a salvo el Principio de Presunción de Inocencia y la Garantía de Libertad de Expresión.

Para estar en contexto, hoy día, podemos ocupar fragmento de obras protegidas con el derecho de autor, siempre y cuando sean utilizados para la investigación, la enseñanza, para los comentarios de actualidad, para la sátira, por lo que de ahí se pueden generar memes, remixes o videos de parodia. No obstante, todos esos contenidos y muchos más, están en riesgo de tocar fibras sensibles, por lo que pueden correr el riesgo de ser eliminados. Por ejemplo, si un meme desagrada a alguien, éste corre el riesgo de ser eliminado y censurado. Incluso, la Ley contempla sanciones cuantiosas que van de los $ 800,000.00 y pueden llegar hasta los $ 17’000,000.00 de pesos.

Junto a esta reforma, tenemos la modificación al Código Penal Federal que incluye penas de hasta 6 años de prisión y hasta 1,000 días de multa a quien eluda o evada medidas tecnológicas de protección.

¿Qué significa esto?

Estas medidas son candados digitales que, puestos por fabricantes o desarrolladores, tienen el objetivo de impedir el acceso o copiar la información que está dentro de sus equipos y sistemas. Así, aunque en esencia es una protección a los Derechos de Autor, mi opinión es que estos candados también obstaculizan el ejercicio de derechos y el desarrollo de actividades que pueden beneficiar el interés público.

Un ejemplo, en algunas ocasiones los investigadores o médicos, necesitan eludir candados digitales para conocer, fabricar, mejorar o reparar dispositivos fundamentales empleados para el cuidado de la salud, como puede ser un marcapasos o respiradores mecánicos, no lo podrán hacer, debido a estas reformas.

Otro ejemplo, aún más sencillo, supongamos a ti lector, se te descompone tu aparato móvil o celular, o tu computadora, y lo quieres llevar a reparar, NO LO PODRÁN HACER EN OTRO lugar que no sea el fabricante.

De esta forma, el Senado, por un lado, informó que las reformas y adiciones responden únicamente a las nuevas circunstancias propiciadas por el uso de las TIC, en términos de los Derechos de Autor y los Derechos Conexos. Por otro lado, en mi opinión, estas iniciativas no escuchan y no incorporan inquietudes de la sociedad, no son democráticas, al no tener todas las visiones del tema en cuestión.

La conclusión que encontramos es que, sin importar los desencuentros entre el sector empresarial y el gobierno federal, reina un ambiente que acepta la necesidad que tenemos de mantener el modelo de apertura comercial que desde la década de los 90’s del siglo pasado en México definimos como eje del crecimiento económico del país.

En caso de tener dudas y/o preguntas sobre el contenido de este documento y de las leyes aquí referidas, no dude en contactar a nuestro equipo experto en temas de propiedad intelectual, quien podrá ayudarle: 

            rodrigo@lanzo.com.mx      Rodrigo Langarica D.

            antonio@lanzo.com.mx     Juan Antonio Rodríguez G.

            alberto@lanzo.com.mx      José Alberto Chapa R.

            www.lanzo.com.mx                                    T.- (81) 13 56 54 00

                                                                                        (81) 13 56 54 01

                                                                                        (81) 13 56 54 02

                                                                                        (81) 13 56 54 03