En este día, viernes 26 de febrero del año 2021, se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo, mediante el cual, el titular de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (PROFECO), en uso de sus atribuciones que la ley le otorga, expidió el Acuerdo referido.

El objeto de este acuerdo es establecer los valores y principios que todo proveedor adherido deberá observar en las actividades relacionadas con el comercio electrónico, en pos del respeto y promoción de los derechos del consumidor, fomentando una cultura de consumo responsable, promoviendo los derechos humanos de los consumidores, la publicidad digital ética y responsable, la protección de grupos vulnerables y la autorregulación.

Se entiende loable la finalidad de este Código, pero en su primer artículo su aplicación se circunscribe únicamente a los Proveedores Adheridos, lo cual nos lleva a ¿qué ocurre con los que no están adheridos?

Considero que la aplicación de este Código debería ir dirigida a todo aquel proveedor de Internet, que opere en el país, a fin de que se promuevan los principios y la cultura arriba referidos.

En su segundo artículo, el Código de Ética en materia de Comercio Electrónico establece que su adopción es voluntaria para los proveedores nacionales o extranjeros que operen en el país, pero una vez adoptado, el mismo será obligatorio, en cuanto a su cumplimiento, teniendo efectos vinculantes hacia el proveedor, por lo que éste se compromete a respetar que en todas sus actividades de comercio electrónico se cumplan los principios establecidos.

Para la debida vigilancia de la aplicación de los lineamientos de este Código las tiendas virtuales o plataformas de comercio electrónico deben tener mecanismos propios para vigilar su cumplimiento, así como procedimientos de seguimiento ante su incumplimiento.

La Procuraduría Federal de Consumidor realizará monitoreos cuatrimestrales a los proveedores adheridos, con el propósito de revisar su cumplimiento.

¿Qué sucede si el proveedor no respeta los principios o no cuenta con el mecanismo de cumplimiento?

Se establece que la máxima sanción podrá solicitar la cancelación de la adhesión, sin especificarse quién podrá hacerlo.

En términos generarles el presente Código de Ética pareciera un buen soporte para regular el comportamiento de los proveedores en Internet, pero la verdad es que está lejos de ser una buena herramienta de control para las malas prácticas en la red, sin olvidar que hace algunos días el Senador por Morena, Ricardo Monreal publicó su propuesta de Ley para regular la actividad de las redes sociales, todo lo cual podría tener un punto de encuentro, ya que en muchas de las redes podemos encontrar a proveedores de Internet brindando sus servicios, ofertando productos, etc.

Esperemos qué sucede en los próximos meses con la aplicación de este Código de Ética, enfocándonos en cuántos proveedores se adhieren voluntariamente.

Lic. Rodrigo Langarica D.

Viernes 26 de febrero de 2021.